Bambúes

Los bambúes pertenecen a una de las familias botánicas más extensas que existen como son las gramíneas (como el arroz, el maíz o el trigo). Los bambúes pueden ser pequeños, de menos de 1 m de largo o incluso gigantes, llegando a medir 25 m de alto y 30 cm de diámetro. Normalmente estas plantas suelen tener los tallos leñosos, aunque hay algunas especies que son herbáceas.

camino_de_bambues-1280x800

Están presentes en todos los continentes excepto en Europa (de forma natural). Los que tenemos han sido introducidos (alóctonos). Y existen alrededor de unas 1.000 especies distintas de bambúes. Por tanto, se verá la complejidad de dar unos requerimientos generales para todos ellos.

bambu-de-la-suerte

Bambú de la suerte – Dracena sanderina

No confundir con el mal llamado “Bambú” de la suerte o Dracena sanderina pues no es un bambú y mucho de lo que digamos aquí no sirve para esta otra planta, que está más cerca del Palo de Brasil y otras Drácenas.

Utilización

Históricamente los bambúes se han utilizado para muchas cosas, desde la construcción, hasta la alimentación humana o animal, pasando por la confección de telas o papel. También su forma de cilindros estancos, se piensa, ha servido de inspiración a numerosas aplicaciones en el mundo de la ingeniería, por ejemplo; la construcción estructuras estancas de barcos, para que estos no se hundan.

En jardinería se utilizan para setos, en forma topiaria (recortados), macizos o incluso como tapizante. Los bambúes medianos o grandes, sirve para filtrar vistas. Y se pueden realizar una gran cantidad de efectos con ellos. Los más pequeños normalmente se utilizan para retener suelos, permitir vista e incluso impedir el paso a algunas zonas.

pleioblastus_pumilus2

Tipos

Existen muchos tipos de bambú, unos son gigantes (Phyllostachys aurea) y otros enanos(Sasa o el Pleiobastus), unos leñosos y otros herbáceos, unos con hojas grandes y otros pequeñas. Bueno y por no hablar de los colores; verde, amarillo, rojo, púrpura, negro (Phyllostachys Nigra), a rayas…

Pleioplastus fortunei variegatus

Pleioplastus fortunei variegatus

Phyllostachys Nigra

Phyllostachys Nigra

Podemos clasificar los bambúes de muchas maneras. Quizá una buena manera de hacerlo, aparte de la de leñosos o herbáceos, sería dependiendo del tipo de rizoma (o raíces del bambú). Esto es importante, porque  de esta manera, conoceremos si son más invasores o menos, o como reproducirlos. En este caso ( huyendo de palabras complejas) podemos clasificarlos de tres formas; de matorral, invasores o combinados.

  • Los de matorral crecen de forma aglutinada, formando macollas o matorrales.
  • Los invasores crecen de forma aislada y se van extendiendo por todas partes, es como si fuesen haciendo una red de rizomas que se extiende por toda la superficie.
  • Los combinados son poco frecuentes y crecen de una forma mixta entre las dos anteriores.

Cuidados

Reproducción

El bambú se puede reproducir de forma sexual o asexual. La forma sexual es por semillas de los frutos. Pero esta forma en muchas especies tiene un inconveniente. Y es que uno no sabe cuándo va a florecer un bambú. Algunos lo hacen de forma irregular, otros se ponen de acuerdo para florecer (todos los de la misma especie que existe a la vez) y entre una floración y otra pueden pasar muchos años. Y también en algunas especies, muchas de las semillas, no son viables.

Por tanto, si queremos bambú, necesitaremos reproducirlo de forma asexual. Y esto significa que cogiendo un trocito, podemos plantarlo en otro lado. El trocito que cojamos dependerá de la técnica de reproducción que sigamos; por cortes (de rizoma, de tallo), por siembra de tallo, por chusquines o turiones (esparraguillo que forma el bambú) o incluso in vitro.

Turión

Turión

Lo más común y lo que mejor funciona, es seccionar un trozo de rizoma de la planta madre y ponerlo en tierra. Sobre todo para los más abundantes en nuestra zona. Y se suele hacer para principios de la primavera. En general, no requieren meterlos en agua unos días antes del trasplante, pues lo único que conseguiremos es que, por asfixia radicular, se pudra el rizoma.

Ubicación

En general los bambúes deben estar al sol o en semi-sombra, normalmente cuando son más pequeños requieren algo más de sombra. En cuanto al suelo, les gusta, por lo general, suelos húmedos pero bien drenados y ligeramente ácidos, aunque muchos pueden vivir en suelos más calcáreos. Por tanto, el tipo de suelo preferido será de textura arenosa y tendremos que evitar de los arcillosos o mal drenados (por lo que explicábamos antes de la asfixia radicular). También les gusta que sea fértil. Así que no plantéis en arena de playa, pues ésta es muy drenante, pero tiene sal y no es nada fértil.

Debe resguardarse de vientos fuertes o salinos y zonas muy secas (necesita humedad ambiental), pues se pondrá feo, con pocas hojas y seco.

Plantación

Teóricamente, el bambú puede plantarse en cualquier período del año. No obstante, con el fin de favorecer el agarre de las raíces y mejorar sus posibilidades de pasar el primer invierno sin daños ni enfermedades, es preferible plantar el bambú de enero a junio.

El método de plantación es el siguiente:

  • Riega las jóvenes plantas antes y después del trasplante.
  • Aporta un estercolamiento de fondo antes de instalar la planta. (Con un buen mantillo o compost iría bien, también se pude utilizar abonos de liberación lenta)
  • Haz que la tierra superficial quede mullida, lo que permitirá al agua del riego descender bien hasta las raíces.
  • Por último da un buen riego, para que no se queden espacios muy grandes con aire cerca de las raíces.
Riego

En general el riego será de moderado a abundante, sobre todo en verano. Estamos hablando de unos 2.000 litros/m2 de agua al año. Que supondrían unos 250 – 300  l/mes sobre todo en los más calurosos. Son estimaciones, y dependerá del tipo de bambú que tengamos y de la exposición, humedad ambiental, etc…

Lo que está claro es que necesita riegos abundantes, pero que no se encharque el suelo y que éste pueda drenar correctamente.

Fertilización

Se harán fertilizaciones regulares durante la primavera y el verano. Aunque no con mucha cantidad. Podemos utilizar fertilizantes inorgánicos u orgánicos. En el último caso, la utilización de buenos compost y humus favorecerán la acidificación del suelo.

Plagas y Enfermedades

En general, los bambúes, no son excesivamente sensibles a plagas y enfermedades. El mayor problema que tienen son las pudriciones de raíz debido a un mal drenaje del agua. Existen algunas plagas, pero no son muy relevantes y menos para uso ornamental.

bambu enfermo

Poda

Una buena poda, se basa en el criterio de eliminar lo que puede molestar o está seco o podrido en el bambú. También podemos hacer podas topiarias, para dar forma a nuestro seto. Todas ellas preferiblemente en invierno. En el caso de bambúes enanos, estos deberán ser podados con regularidad en primavera y verano, lo que permitirá que no hayan hojas secas y crezca de forma más tupida.

Curiosidades y precauciones

Como ya hemos mencionado muchas curiosidades de los bambúes, no me quiero alargar mucho más. Queda mencionar, que ciertos bambúes, pueden crecer de forma muy invasiva. Por tanto, habrá que asesorarse bien antes de plantarlos, y de que sistemas podemos seguir si lo queremos hacer. Y por supuesto, no plantarlos en la naturaleza, pues podemos crear problemas ambientales, por ejemplo; especies autóctonas que se vean desplazadas.

Más info en:

http://www.cedaf.org.do/CENTRODOC/EBOOK/BAMBU.PDF

http://www.jardinerosenaccion.es/articulo.php?id_not=54

http://plantas-exoticas.florpedia.com/-cuidados-bambu.html

http://es.wikipedia.org/wiki/Bambusoideae

Anuncios

¿Que te gusta?

Nota: Puedes elegir más de uno o hacer una sugerencia.